COMENTARIO DE TEXTO DEL Romance de la mora Moraima.

 

                El Romance de la mora Moraima es un texto lírico perteneciente al romancero viejo, ya que su composición data de la Edad Media, de la época en que la Península Ibérica fue dominada por los musulmanes y denominada Al-Ándalus. Como todos los romances viejos, su autor es anónimo y su transmisión fue oral. Estos romances son hy conocidos gracias a las recopilaciones que se produjeron en unas antologías denominadas romanceros.

 

                El tema principal de este romance es la descripción detallada de un engaño amoroso, en una situación en que dos comunidades (cristianos y musulmanes) convivían en España en situación de conflicto.

 

                El poema posee las características de un romance, porque está compuesto de veintiún versos octosílabos de rima asonante en –á en los pares, a los que hay que añadir una sílaba ya que son agudos, excepto en los vv. 12 y 14, en que existe una –e paragógica (“Mazote”, “madre”). Es un romance de tipo fronterizo, pues refleja la realidad de la Reconquista, en que cristianos y musulmanes mantenían un enfrentamiento latente, que se percibe en la referencia a una pelea que se hace en el v. 13 (“que un cristiano dejo muerto”). Está dividido en tres partes: en la primera (vv. 1-6), se presenta a la bella Moraima, sola en casa, que recibe la solicitud de que abra la puerta. En la segunda (vv. 7-16), se produce un diálogo en que el cristiano embaucador convence a Moraima de que le deje entrar en su casa. En la tercera parte (vv.17-21), tras la apertura de la puerta, el final queda interrumpido, dejando al lector con la intriga de qué pasará, aunque se averigua que será algo malo, debido a que el personaje masculino debe utilizar mentiras para lograr su objetivo.

 

                El romance contiene varias aliteraciones de la m en los vv. 1-2 “mora, Moraima, morilla”; también, en los vv. 11-12 (“moro Mazote, madre”); hay otras aliteraciones, como de la c-t en los vv. 3-4 (“Cristiano, cuitada”). En el mismo v. 1 existe un calambur con la palabra “era mor  a Moraima”. Estas repeticiones de sonidos acentúan la musicalidad del romance, que también es resaltada por los paralelismos. También, se observa una antítesis en los vv. 15-16 (“mi vida / matar”). El romance concluye con una alegoría (metáfora desarrollada), pues la imagen de la puerta abierta puede ser interpretada de manera sexual.

 

                El poema destaca por este final interrumpido, que queda abierto a un clima de pasión amorosa, secreto peligro, arrepentimiento y duelo. Es destacable que la protagonista, una joven, bella e inocente, sea musulmana y que el antagonista, un mentiroso y embaucador, sea un cristiano, ya que los romances están escritos en la lengua en que estos hablaban.

 

Anuncios